Etiqueta: Biografía de Juan Ramón Jiménez

Foto

listas-economista-juan-ramon-jimenez-marga-gil

Marga Gil era escultora e ilustradora. Entre otras ilustraciones, en 1933 publicó unos dibujos que son muy similares a las que once años después se encontrarían en “Le petit prince”. Marga estaba enamorada de Juan Ramón Jiménez y decidió suicidarse mientras estaba realizando un busto de él. Según unas versiones había sido rechazada por el escritor y otras aseguran que él desconocía los sentimientos de la artista.

La Baeza de Antonio Machado

Foto

La Baeza de Antonio Machado

El escritor llegó a Baeza roto por el dolor en octubre de 1912. Venía de Soria de enterrar a su esposa Leonor. Se recluyó en la vieja ciudad jienense al amparo de sus monumentos renacentistas y sus paseos que miran al Valle del Guadalquivir.

El escritor terminó por ensalzar en muchas de sus composiciones poéticas la belleza de la tierra jienense, el trabajo de sus gentes y la singularidad de su historia como lugar de frontera. La exposición titulada Antonio Machado y Baeza. Cien años de un encuentro es uno de los grandes acontecimientos culturales del año en Andalucía. La muestra subraya desde distintas ópticas la íntima vinculación que el poeta mantuvo con la ciudad jienense. Está abierta en el Ayuntamiento, joya monumental del plateresco, hasta el 1 de noviembre.

Libros y manuscritos

De modo paralelo, el Archivo Histórico Municipal, que conserva algunos de los documentos más antiguos y valiosos de la provincia, exhibe la muestra Baeza en tiempos de Machado. Se puede visitar en la Casa de la Cultura situada en la Puerta de Córdoba, próxima a las plazas del Pópulo y la Constitución. Hay ciudades que parecen levantadas para ser morada de personajes únicos. Baeza y Machado estrechan esa relación porque en ambas anida un poso de melancolía y de soledad, de largos paseos sobre la piedra fría, de inviernos interminables, lluvia sobre el cristal del aula y tardes de tertulia en la rebotica de don Adolfo Almazán.

La Baeza de Machado es la ciudad entera, las calles y las plazas caminadas, el instituto donde impartió clases al lado del Palacio de Jabalquinto, sede desde hace años de la Universidad Internacional de Andalucía que lleva su nombre al igual que el paseo que a espaldas de la ciudad se extiende frente al valle del Guadalquivir y donde hay un busto en bronce que mira hacia el sur.

Obras de arte, manuscritos, primeras ediciones, documentos, fotografías originales, postales de época, aparatos, maquetas didácticas, portadas de seis periódicos locales del momento, revistas nacionales del primer tercio del siglo pasado y numerosas bibliografía conforman el grueso de la exposición. Son 180 piezas expuestas, procedentes de 10 museos e instituciones y 15 colecciones particulares. hasta 20 paneles ilustran acerca de la vida del poeta en la ciudad y de las claves culturales, artísticas y domésticas que le tocó vivir.

Sigue leyendo “La Baeza de Antonio Machado”

Juan Ramón Jiménez hablando y leyendo de su trabajo

 ENLACE>>

https://www.loc.gov/item/93842920/?embed=resources

El 17 de mayo de 1947, el Sr. Jiménez pronunció un discurso extemporáneo sobre el modernismo ante una asamblea de Bibliotecarios de las Américas. Las grabaciones de 1949 son lecturas de poesía en las que el Sr. Jiménez lee unos cincuenta poemas de sus trabajos publicados y no publicados.

Reveladas las cartas escondidas de Juan Ramón y Zenobia

Un epistolario reúne la correspondencia completa entre el premio Nobel español y su esposa.

El poeta Juan Ramón Jiménez junto a su esposa, Zenobia Camprubí, en su casa de Washington, en 1943.
El poeta Juan Ramón Jiménez junto a su esposa, Zenobia Camprubí, en su casa de Washington, en 1943.

Él podía parecer un triste empecinado con una única dote: su genialidad poética. Esa habilidad, sublime y cartuja, para Juan Ramón Jiménez iba más allá de la falta de empleo fijo y la pobreza. Ella, en cambio, se revelaba como una mujer adelantada a su tiempo: alegre, coqueta, políglota, amante de los coches, con chispa para los negocios y atraída por el empeño de un hombre a quien toda su familia (de ella) despreciaba. Daba lo mismo qué pensaran. Junto a Juan Ramón, Zenobia Camprubí adivinó un destino insólito.

Se conocieron en la Residencia de Estudiantes de Madrid en 1913 y acabaron juntos para siempre. Esta institución publica ahora las más de 700 cartas que se intercambió la pareja junto a 55 poemas inspirados por ella. Componen un relato en el que va reflejándose la forja de una obra. Caben en ellas un cortejo contra todos los elementos, la felicidad de los recién casados y el barranco nómada del exilio con sus depresiones. Monumento de amor, se llama. No se trata tan solo de un libro. Es más bien un acontecimiento. Ni más ni menos que 10 años de trabajo para desentrañar un contenido a veces indescifrable. De las 727 cartas, notas y postales, más de 600 son inéditas. “Estaban en la Universidad de Puerto Rico. Escondidas”, asegura Carmen Hernández-Pinzón, sobrina nieta del poeta.

Sigue leyendo “Reveladas las cartas escondidas de Juan Ramón y Zenobia”

Biografía de Juan Ramón Jiménez

Juan Ramón Jiménez Mantecón (MoguerHuelva, 23 de diciembre de 1881San JuanPuerto Rico29 de mayo de 1958) fue un poetaespañol, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1956, por el conjunto de su obra, designándose como trabajo destacado de la misma la narración lírica Platero y yo.

Juan Ramón Jiménez nació el 23 de diciembre de 1881 en la casa número dos de la calle de la Ribera de Moguer.​ Era hijo de Víctor Jiménez (natural de NestaresLa Rioja, viudo con una hija —Ignacia— de un primer matrimonio con Emilia Velarde, pariente del escritor José Velarde),​ y de Purificación Mantecón López-Parejo,​ quienes se dedicaban con éxito al comercio de vinos. En 1887 sus padres se trasladan a una antigua casa de la calle Nueva y aprende primaria y elemental en el colegio de Primera y Segunda Enseñanza de San José.

Retrato de Juan Ramón Jiménez hacia 1900.

 En 1891 aprueba con calificaciones de sobresaliente el examen de Primera Enseñanza en el Instituto “La Rábida” de Huelva. En 1899 estudia Bachillerato en el colegio de San Luis Gonzaga del Puerto de Santa María, y obtiene el título de Bachiller en Artes. Se traslada a Sevilla, en 1896, para ser pintor, creyendo que esa es su vocación. Allí frecuenta la biblioteca del Ateneo sevillano. Escribe sus primeros trabajos en prosa y verso. Empieza a colaborar en periódicos y revistas de Sevilla y Huelva.
Comenzó la carrera de Derecho impuesta por su padre en la Universidad de Sevilla, aunque la abandona en 1899.

En 1900 se trasladó a Madrid y publicó sus dos primeros libros de textos, Ninfeas y Almas de violeta. La muerte de su padre en este mismo año y la ruina familiar, confirmada cuando él y su familia perdieron todo su patrimonio embargado al fallar el Tribunal Supremo a favor del Banco de Bilbao, le causaron una honda preocupación, vivida intensamente a causa de su carácter hiperestésico, algo neurótico y nefelibata (con este adjetivo lo definió Rubén Darío), y en 1901 será ingresado con depresión en un sanatorio en Burdeos, regresando a Madrid, posteriormente, al Sanatorio del Rosario. Su primer amor fue la idealizada Blanca Hernández Pinzón, la “novia blanca” de sus versos, pero pronto el poeta se convertirá en todo un donjuán; los 104 poemas de sus Libros de amor (1911-1912) consignan aventuras con mujeres solteras, casadas, con una norteamericana madre de una hija, con la esposa del psiquiatra que atendió su depresión tras la muerte de su padre “y sí, hasta monjas”, como proclama su editor en 2007, José Antonio Expósito.

Sigue leyendo “Biografía de Juan Ramón Jiménez”

Entre mis silencios

Gritos, Silencios y Poemas

Amado Nervo

“Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor.” ― Amado Nervo

Si Yo fuera Poeta

“Poetas, nunca cantemos la vida de un mismo pueblo, ni la flor de un solo huerto. Que sean todos los pueblos y todos los huertos nuestros.” ― León Felipe

Miguel de Unamuno - (Bilbao 1864 - Salamanca 1936)

“Jamás desesperes, aún estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante.” ― Miguel de Unamuno

Sólo Poemas

“La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante.” ― Antonio Gala

A %d blogueros les gusta esto: