Etiqueta: Antonio Machado

La vida de Antonio Machado en Soria

Cuando Machado llega a Soria por primera vez, para tomar posesión de su cátedra de francés , se instala en la calle del Collado 54, en una modesta casa de huéspedes de Isidoro Martínez y Regina Cuevas, cuñado y hermana de Isabel Cuevas, madre de Leonor. Estará por unos días ya que pedirá permiso al director de instituto para que sea el profesor suplente quien finalice el curso.

Regresa a Madrid, y una vez que en octubre tiene que hacerse cargo definitivamente de sus clases, se instala en la misma pensión. En diciembre, el dueño, decide abandonar Soria y se hará cargo Isabel Cuevas que viene con su marido. Ceferino Izquierdo, y sus tres hijos. Ésta poco después trasladará la pensión a la calle Estudios, 7, esquina Teatinos.

Desde esta ubicación, la distancia al instituto, andando es muy corta, 1 o 2 minutos probablemente tardaba el poeta en llegar a sus quehaceres (Poco más tardaba en la anterior dirección del Collado) Una vez que se casan la madre de Leonor les prepara una casa en la calle Estudios, 4.

Parece ser que apenas la utilizan, aunque bien podría imaginarse que en ella tendría el poeta la mayor tranquilidad para escribir sus versos En la primavera de 1912, Antonio Machado decide alquilar una casita, camino del Mirón para encontrar mas fácilmente el ambiente deseado para la curación de su mujer, que ha enfermado de tuberculosis hace un año. No se ha localizado la ubicación exacta de esta casa, aunque quizás pudiera estar donde se observa en la foto en la explanada de la derecha. Finalmente Leonor no mejora, y dado que la inmovilidad de su cuerpo va en aumento, poco antes de morir, regresan a la casa de la calle Estudios para facilitarle las mayores comodidades y afectos

Carta de Machado a la muerte de Leonor

El+1+de+Julio+de+1912+muere+Leonor

El 1 de julio de 1912 muere Leonor Izquierdo Cuevas, esposa de Antonio Machado. Según uno de los biógrafos machadianos, Leonor era una niña menuda, trigueña, de alta frente y ojos oscuros con mucha simpatía, y alegría, y de una fuerte educación religiosa. A las 10 de la mañana del 30 julio de 1909, en la Iglesia de Santa María la Mayor, en Soria, Leonor y Antonio se casan, ella tenía 15 años y él 34. Desde Baeza, en 1913, en carta a Unamuno, el poeta se refiere a la muerte de Leonor.

La muerte de mi mujer dejó mi espíritu desgarrado. Mi mujer era una criatura angelical segada por la muerte cruelmente. Yo tenía adoración por ella; pero sobre el amor, está la piedad. Yo hubiera preferido mil veces morirme a verla morir, hubiera dado mil vidas por la suya. No creo que haya nada extraordinario en este sentimiento mío. Algo de inmortal hay en nosotros que quisiera morir con lo que muere. Tal vez para esto viniera Dios al mundo. Pensando en esto, me consuelo algo. Tengo a veces esperanza. Una fe negativa es también absurda. Sin embargo, el golpe fue terrible y no creo haberme repuesto. Mientras luché a su lado contra lo irremediable me sostenía mi conciencia de sufrir mucho más que ella, pues ella, al fin, no pensó nunca en morirse y su enfermedad no era dolorosa. En fin, hoy vive en mí más que nunca. Y algunas veces creo firmemente que la he de recobrar. Paciencia y humildad.

Entre mis silencios

Gritos, Silencios y Poemas

Amado Nervo

“Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor.” ― Amado Nervo

Jaime Sabines

“Te quiero, amor, amor absurdamente, tontamente, perdido, iluminado, soñando rosas e inventando estrellas y diciéndote adiós yendo a tu lado.” ― Jaime Sabines

Juan Ramón Jiménez

“Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol verde, sin pozo blanco, sin cielo azul y plácido... Y se quedarán los pájaros cantando.” ― Juan Ramón Jiménez

Miguel de Unamuno - (Bilbao 1864 - Salamanca 1936)

“Jamás desesperes, aún estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante.” ― Miguel de Unamuno

Federico García Lorca

“El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta” ― Federico García Lorca

Sólo Poemas

“La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante.” ― Antonio Gala

A %d blogueros les gusta esto: